Nanobots que prometen curar el Cancer en humanos

Aunque es un campo en el que queda mucho camino por recorrer, la utilización de nanobots (también denominados nanorobots, robots a escala nanométrica) para la cura de enfermedades, y en concreto del cáncer, es uno de los usos para la nanotecnología más ilusionantes, tanto que podría transformar la medicina del futuro. Por suerte, en las últimas fechas se suceden algunas buenas noticias en relación a los avances logrados, e incluso, como veremos más adelante, ya se ha anunciado que se van a llevar a cabo los primeros ensayos con seres humanos.

Hace unos días teníamos conocimiento a través de Gizmag del trabajo de investigadores del Instituto de Tecnología de Israel (Technion) y la Escuela Politécnica Federal de Zúrich, que habrían diseñado nanobots fabricados con polímeros y nanocables magnéticos, creados para ser introducidos en el torrente sanguíneo humano y teledirigidos en su interior para detectar células cancerígenas y liberar medicamentos sobre ellas.

Al utilizar un campo magnético para desplazarse, los nanobots carecerían de motor, por lo que podrían transportar una mayor cantidad de medicamento que otros modelos desarrollados con anterioridad. El proyecto aún se encontraría pendiente de ser probado en seres vivos.

No es esta la primera noticia que tenemos de investigaciones esperanzadoras que nos hacen creer que en unos años podremos disponer de nanobots verdaderamente eficaces contra el cáncer y otras enfermedades.

Ya en enero de este año también Gizmag nos informaba que investigadores de la Universidad de California habían sido capaces de dirigir nanobots basados en zinc en el interior de un ratón vivo. Dichos nanobots, apenas del tamaño del ancho de un pelo humano, serían aptos para sobrevivir en un entorno gastrointestinal sin ser eliminados. Además, serían capaces de autopropulsarse y de autodestruirse cuando hubieran cumplido con su trabajo, sin dejar ningún tipo de rastro químico en el organismo. Por su resistencia, serían ideales para tratar enfermedades gastrointestinales.

Su principal ventaja sobre las terapias anticáncer convencionales residiría en que los medicamentos podrían ser suministrados directamente sobre las células afectadas, lo que debería aumentar su eficacia, reduciendo los graves efectos secundarios. Podrían aplicarse incluso medicamentos efectivos pero que no están autorizados para el tratamiento contra el cáncer por su excesiva toxicidad, al reducirse la misma mediante la aplicación directa vía nanorrobots.

En cualquier caso, y fueran cuales fueran dichos resultados, las perspectivas para el tratamiento del cáncer y otras enfermedades mediante el uso de nanobots en el futuro son ilusionantes. Tratándose de un área con tanto potencial sería más que deseable que la inversión -tanto pública como privada- dedicada a la investigación se multiplicara en los próximos años para que su aplicación llegara lo antes posible a los hospitales. La salud de muchas personas, e incluso millones de vidas están en juego.

Autor entrada: TecnoMagazine 24

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *